O resumo do texto é esse: Em um encontro do partido do falecido Hugo Chaves, seus partidários “rezaram” uma paráfrase do Pai Nosso, que se inicio com “Chavez nuestro que estás en lo cielo”.

Duro acreditar que um movimento que se diz contra a religião, zomba dela dessa forma.

A igreja venezuelana tem denunciado o uso de elementos religiosos para para comparar a Hugo Chavez, tentando compara-lo a Jesus ou mesmo a Deus, numa atitude de idolatria e profanação.

Esta semana seguidores chavistas del Partido Socialista Unidos de Venezuela “oraron” una paráfrasis de la oración del Padre Nuestro dedicada al fallecido Hugo Chávez.   Durante el “I taller para el diseño del sistema de formación socialista” del partido que gobierna en Venezuela se dio a conocer la  “Oración del delegado”, que remeda al Padre Nuestro que incluso se inicia con la frase “Chávez nuestro que estás en el cielo”.   Las reacciones no se hicieron esperar sobre todo entre los cristianos venezolanos quienes han visto atónitos como poco a poco la figura de Hugo Chávez está siendo mitificada al punto de compararla o equipararla a Jesucristo o al mismo Dios.   Ante esta situación el Consejo Evangélico de Venezuela se ha pronunciado mediante un comunicado que ha realizado “ante las repetidas solicitudes de sus asociados, y en correspondencia con nuestra vocación de defender la fe cristiana, y ante la pretensión del uso de elementos propios del legado de Cristo de manera distorsionada y con fines políticos y pseudoreligiosos, lo cual ha sido validado por la propia presidencia de la República”.   Entiende el CEV que “desde la perspectiva de la libertad religiosa asumimos como un derecho civil el que las personas expresen su espiritualidad”, pero encuentran que se está produciendo una “adulteración de elementos propios de la fe cristiana para generar propaganda político-religiosa” lo que es “un lamentable sacrilegio”.   Consideran que se pretende “banalizar la oración del Señor (que es patrimonio de todos los cristianos), mediante actos de burda idolatría y luego validarlo como algo normal constituye un irrespeto intolerable contra Dios, la Biblia, y los creyentes”.   Expresan además “estupor y preocupación” ante situaciones difíciles de comprender como “el hecho de que mientras el país pasa por una de las peores crisis en la moral, la economía y la realidad social, se tenga que agregar el absurdo modelaje de hacer burla de Dios y de las cosas sagradas, con lo que pareciera ser un intento repetido y continuado de crear una manifestación para-religiosa que sirva al utilitario fin de obtener réditos políticos”.   Por ello, y ante este tipo de “aberraciones idolátricas ya habían sido puestas de manifiesto en ocasiones anteriores” entienden que es preciso poner en claro que “desde la perspectiva bíblica cuando a una persona, ser o cosa se le ora se le está confiriendo atributos que corresponden sólo a Dios, y por tanto se comete en ello un acto de idolatría lo cual implica la reducción de Dios o la divinización de quien es objeto de culto”.   Animan a los cristianos que profesan o no cualquier expresión política “a hacer respetar su fe y su patrimonio religioso, así como a marcar distancia de este tipo de actos” y prometen orar “para que nuestra nación supere los distintos problemas y sus autoridades hagan lo que corresponde a favor del país”

Anúncios